Todo controlado por aquí arriba

Cuando, en un principio, dijimos que Sra. Pinkman se subiría al Sputnik, no nos equivocamos. Ella está decidida a subir al espacio de alguna manera y, para ir haciendo cuerpo, va haciendo sus planes y planos para hacer realidad su sueño.

De momento, deja plasmado su arte en algún mueble que otro y aquí os mostramos uno de ellos. Se trata de una mesa con altura regulable gracias a un antiguo pie industrial al que se le incorporó un tablero. Sobre él, la buena señora, se dedicó a dibujar lo que se le vino a la cabeza de cómo sería su futura nave, así que, como quedó bonito, lo barnizamos y dejamos su huella aventurera.

Más info...