¿Hacemos la maleta?

Pobrecita, cómo la encontramos...! Esta preciosa maleta ha dejado de servir para transportar ropa en los viajes cortos para ser un objeto decorativo muy vintage, dándole unos mimos y una buena sesión de decoupage.

Podemos usarlo para guardar nuestros libros, como caja de costura o revistero en el salón. Por fuera es bonita, pero por dentro, más.